Volver al Menú de Información General Menú Anterior

 

HERMANDAD DE NUESTRA SRA. DEL ROSARIO

Y SANTO CRISTO DE LA PAZ

(HUMEROS)

 

 

Índice General del Web

Página Principal

La Hermandad 

Álbum de Fotos

Oraciones

Enlaces y sitios interesantes

Índice General del Web

 

MEDITACIONES DEL ROSARIO 

 

 

Inicio de la página MISTERIOS GLORIOSOS

I. LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

TEXTO BÍBLICO

" Después del sábado, al alborear el primer día de la semana, fueron María la Magdalena y la otra María a ver el sepulcro. Y entonces hubo un gran terremoto: un ángel del Señor bajó del cielo y se acercó a remover la piedra, sentándose encima. Su aspecto era como de relámpago, y su manto blanco como la nieve. Los centinelas se estremecieron de miedo ante él y quedaron como muertos. Pero el ángel dijo a las mujeres:

- No tengáis miedo. Porque sé que buscáis a Jesús el Crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, como dijo. Venid a ver el sitio donde yacía, y andad deprisa a decir a sus discípulos: "Resucitó de entre los muertos, y mirad que va delante de vosotros a Galilea: allí le veréis.". Ved, ya os lo he dicho.

Se fueron enseguida del sepulcro, con miedo y alegría, y corrieron a anunciárselo a sus discípulos. "

(Mt 28, 1-8)

MEDITACIÓN

Ser cristiano es, primeramente, creer que Jesucristo es verdaderamente el Hijo de Dios. Es una afirmación constante, desde el principio y a lo largo de los evangelios. La Resurrección de Jesús es su confirmación. Vivamos, pues, junto con María, la alegría y el orgullo de ser discípulos del Señor Jesús.

II. LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS

TEXTO BÍBLICO

Les llevó hasta cerca de Betania, y levantando las manos, les bendijo. Y ocurrió que, mientras les bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Ellos volvieron a Jerusalén con gran alegría y estaban siempre en el Templo bendiciendo a Dios. "

(Lc 24, 50-53)

MEDITACIÓN

Para nosotros, como para los apóstoles, la Ascensión de Jesús es una alegría, pues se queda con sus amigos de otra manera. Él está ahora muy especialmente también con nosotros. Además, nos ha prometido prepararnos un sitio en la Casa de su Padre. Oremos por los que viven sin esperanza y por los que no saben ya rezar."

III. LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

TEXTO BÍBLICO

"Al cumplirse el día de Pentecostés estaban todos juntos en ese mismo sitio y de repente vino del cielo un ruido como si se levantara un violento vendaval, y llenó toda la casa donde estaban reunidos, y se les aparecieron lenguas como de fuego, y se llenaron todos del Espíritu Santo, empezando a hablar en otros idiomas, según el Espíritu Santo les concedía expresarse. "

(Hch 2, 1-4)

MEDITACIÓN

Creemos en Dios y en su Hijo Jesús, pero nos pasa a veces que sentimos miedo o vergüenza de mostrarnos como cristianos. Que el Espíritu de fortaleza y de verdad nos impulse a ser verdaderos apóstoles, cerca de aquellos que nos rodean y nos necesitan.

IV. LA ASUNCIÓN DE MARIA

TEXTO BÍBLICO

" Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva: pues desaparecieron el primer cielo y la primera tierra, y ya no hay mar. Y la ciudad santa, la nueva Jerusalén, la vi que bajaba del cielo, desde Dios, preparada como una esposa que se ha embellecido para su esposo. "

(Ap. 21, 1-2)

MEDITACIÓN

María es figura de esa Iglesia nueva, gloriosa. Pero, sobre todo, es para nosotros un modelo admirable. Ella no se enorgullece de ser la Madre de Dios. Ella cría a su Hijo lo mejor que puede, acepta las pruebas con valentía, guarda la fe y la esperanza, cuenta con el amor de Dios. Pidámosle a ella que nos contagie de su fe y su coraje.

V. LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN

TEXTO BÍBLICO

" Y se vio en el cielo un gran signo, una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. "

( Ap 12, 1)

MEDITACIÓN

Este texto del Apocalipsis lo sentimos muy entrañablemente en esta mañana, acompañando a Nuestra Madre del Rosario. Ella es la Elegida de Dios y la que hace nacer en nuestros corazones una especial devoción. Ella nos invita a vivir como verdaderos cristianos . Sin su Hijo nada bueno podemos conseguir. Puesto que Él nos confió a su Madre, pongámonos entre sus manos. Ella es en todo nuestro modelo, y no desea otra cosa que hacer de nosotros verdaderos hijos de Dios.


Inicio de la páginaMISTERIOS DE GOZO

I. LA ANUNCIACIÓN DEL ÁNGEL A LA VIRGEN MARÍA

TEXTO

"Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y, entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.» María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se decía que era estéril, porque no hay nada imposible para Dios.» Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel, dejándola, se fue."

(Lc 1, 26- 38)

MEDITACIÓN

María es la persona en quien se realiza con más perfección y claridad la salvación que se anuncia. Su figura tiene el encanto de la chica joven, sencilla, sorprendida por las bellas palabras que le dicen. No exige garantías. Es libre para decir sí. Y acepta la voluntad de Dios. Se lanza con valentía a la aventura de descubrir progresivamente el misterio de Dios. El ejemplo de María es una llamada a la conversión.

II. LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN A SU PRIMA ISABEL

" Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:

su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles

de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:

dispersa a los soberbios de corazón,

derriba del trono a los poderosos,

y enaltece a los humildes;

a los hambrientos los colma de bienes,

y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia

-como lo había prometido a nuestros padres-

en favor de Abrahán y su descendencia por siempre."

(Lc 1, 35- 56)

MEDITACIÓN

El Magnificat es un canto de alegría y de fe en un Dios que quiere salvar al mundo de las estructuras de pecado que lo tienen como atenazado, dormido, insensible al sufrimiento humano, especialmente de los más pobres y marginados. María es signo de nuestra juventud, que quiere luchar contra un mundo que no le gusta y que sabe que, al igual que con María, Dios está con nosotros.

III. EL NACIMIENTO DE JESÚS

"Por entonces salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero […] Y todos iban a inscribirse cada cual en su ciudad. También José, que era de la casa y la familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, la ciudad de David, que se llama Belén, de Judea para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada.

En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó: la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: No temáis, os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre" (Lc 2, 1- 20)

MEDITACIÓN

Era sólo un niño y en Él se hacía presente toda la gloria de Dios. Era un ser débil, tenía frío, necesitaba el alimento y el amor de sus padres para vivir y, sin embargo, era el que iba a salvar al mundo. Dios nunca dejará de desconcertarnos, de admirarnos porque nos descubre que la verdadera grandeza está en la sencillez, en la humildad, en la inocencia de este niño que quiere enseñarnos a amar, aprendiendo a ser feliz con nuestro amor.

La Navidad es el más entrañable regalo de Dios a los hombres y una invitación a que, ante su presencia bendita, le presentemos nuestras vidas, nuestros talentos para que con la fuerza del Espíritu nos haga sentirnos también un regalo de Dios para todos los que nos rodean.

IV. LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO

"Cuando se cumplieron los días en que debían purificarse, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones*, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón. Era un hombre justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo le había revelado que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

Cántico de Simeón.

«Ahora, Señor, puedes, según tu palabra,

dejar que tu siervo se vaya en paz;

porque han visto mis ojos tu salvación,

la que has preparado a la vista de todos los pueblos,

luz para iluminar a las gentes

y gloria de tu pueblo Israel.»

Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y como signo de contradicción - ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.» (Lc 2, 22- 35)

MEDITACIÓN

Para San Lucas, al entrar el Niño en el Templo, aparece de nuevo la gloria de Yavé habitando su casa. Jesús es la presencia nueva y definitiva de Dios. Simeón descubre en aquel Niño al Salvador del mundo, pero también que será signo de contradicción para los hombres. María asume el dolor que se le avecina, pero su sí a Dios permanece inalterable.

V. JESÚS PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO

"Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando cumplió los doce años, subieron como de costumbre a la fiesta. Al volverse ellos pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo su padres. Creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero, al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca.

Al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.» Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.

Bajó con ellos, vino a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres." (Lc 2, 41- 52)

MEDITACIÓN

Jesús, en realidad no se pierde en el Templo. María y José descubren que el recinto santo es también su casa. El Misterio de Dios comienza a hacerse evidente en este niño de 12 años que acompaña por vez primera a su madre a Jerusalén. Ella y José le han dado su vida, su testimonio de fe, la plenitud del amor del hombre. Jesús ahora les da a entender que su vida es, ante todo, de Dios, y que su amor será para todos los hombres.


Inicio de la páginaMISTERIOS DOLOROSOS

I. LA ORACIÓN EN EL HUERTO

Texto bíblico

"En seguida Jesús salió y fue como de costumbre al monte de los Olivos, seguido de sus discípulos. Cuando llegaron, les dijo: "Orad, para no caer en la tentación". Después se alejó de ellos, más o menos a la distancia de un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba: "Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad sino la tuya". Entonces se le apareció un ángel del cielo que lo reconfortaba. En medio de la angustia, él oraba más intensamente, y su sudor eran como gotas de sangre que le corrían hasta el suelo. Después de orar se levantó, fue hacia donde estaban sus discípulos y los encontró adormecidos por la tristeza. Jesús les dijo: "¿Por qué estáis durmiendo? Levántaos y orad para no caer en la tentación".( Lc. 22, 39-46)

Meditación

Tu Hijo, María, está en una angustia terrible, y tú no estás junto a Él. Y, sin embargo, como todas las madres, adivinas su dolor: Desde lejos, rezas con Él y también aceptas la inmensa prueba que te une a tu Hijo.

Jesús no es el único en sufrir esta agonía. ¡Hay en el mundo tanto dolor, tanta tristeza, tantas injusticias! Procuremos dar un poco de nuestro tiempo y de nuestros bienes a fin de sostener, consolar y dar ánimos a nuestros hermanos que sufren.

II. LA FLAGELACIÓN

Texto bíblico

"Pero los sumos sacerdotes incitaron a la gente a que dijeran que les soltase más bien a Barrabás. Pero Pilato les decía otra vez: «Y ¿qué voy a hacer con el que llamáis el rey de los judíos?» La gente volvió a gritar: «¡Crucifícale!» Pilato les decía: «Pero ¿qué mal ha hecho?» Pero ellos gritaron con más fuerza: «¡Crucifícale!» Pilato, entonces, queriendo complacer a la gente, les soltó a Barrabás y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuera crucificado."

(Mc 15, 11- 15)

Jesús tiene que soportar la condena injusta, la calumnia, las continuas vejaciones a la que le someten los soldados, la flagelación. Él todo lo acepta por nosotros y nuestra Salvación, lleno de un amor que le consume.

Hoy también son muchas las personas que son flageladas por la vida y sufren en silencio las injusticias de nuestro mundo. Es preciso hoy más que nunca luchar contra nuestros defectos, contra esas actitudes cobardes que atentan contra la dignidad y el buen nombre de tantas personas flageladas por nuestros egoísmos.

III. LA CORONACIÓN DE ESPINAS

  1. Texto bíblico
  2. "Los soldados lo llevaron dentro del palacio, al pretorio, y convocaron a toda la guardia. Lo vistieron con un manto púrpura, hicieron una corona de espinas y se la colocaron. Y comenzaron a saludarlo: "íSalud, rey de los Judíos!". Y le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y, doblando la rodilla, le rendían homenaje. Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto púrpura y le pusieron de nuevo sus vestiduras. Luego lo hicieron salir para sacrificarlo". Mc. 15, 16-20

  3. Meditación

A veces la devoción nos hace coronarte con ricos metales, pero en aquel día sentiste como tuyas las dolorosas espinas de esa corona de dolor que los hombres colocamos a tu Hijo y viviste con Él la vergüenza de su cuerpo desnudo y salvajemente torturado.

Cuando leemos el Evangelio de la Pasión, no podemos menos de sentir vergüenza al ver a los hombres tratar así a Cristo. Pero Jesús no es el único en padecer este martirio. A diario, en los medios de comunicación, quizá muy cerca de donde vivimos, existen víctimas de la violencia física o sicológica...Luchemos contra el odio, la tortura, la guerra, la violencia y recemos por las víctimas y sus verdugos.

IV. EL CAMINO DE LA CRUZ

Texto bíblico

"Cuando lo llevaban, detuvieron a un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y lo cargaron con la cruz, para que la llevara detrás de Jesús. Lo seguían muchos del pueblo y un buen numero de mujeres, que se golpeaban el pecho y se lamentaban por él. Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: "¡hijas de Jerusalén!, no lloren por mí; lloren más bien por ustedes y por sus hijos. Porque se acerca el tiempo que se dirá: felices las estériles, felices los senos que no concibieron y los pechos que no amamantaron! Entonces se dirá a la montañas: ¡caigan sobre nosotros!, y a los cerros: ¡sepúltennos! Porque si así tratan a la leña verde, ¿qué será de la leña seca?". Con él llevaban también a dos malhechores, para ser ejecutados. Cuando llegaron al lugar llamado "del Cráneo", lo crucificaron junto con los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda".(Lc. 23, 26-33)

B) Meditación

Él se encontró ya contigo en el Camino de la Cruz, María, con tu mirada, con esas palabras, pocas, pero con las que siempre le animabas desde niño. Sabes que su sacrificio será redentor para todos los hombres, incluso para los que ahora le insultan a su paso.

¿Quién de nosotros no ha tenido alguna vez alguna frustración, quién no ha sentido una pena profunda en su corazón? Pequeñas o grandes, las pruebas resultan siempre pesadas de llevar, como la Cruz del Señor. Procuremos, sin embargo, ocuparnos sobre todos de las de los otros, nuestros hermanos, de sus cruces, como el Cireneo. Así estaremos muy cerca de Cristo, que llevó su cruz para salvarnos.

V. LA CRUCIFIXIÓN

  1. Texto bíblico

"Junto a la Cruz de Jesús, estaba su madre, con su hermana María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a su madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: "Mujer, aquí tienes a tu hijo." Luego dijo al discípulo: "Aquí tienes a tu madre". Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa. Después, sabiendo que ya toda estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final, Jesús dijo: "Tengo sed". Había allí un recipiente lleno de vinagre; empaparon en él una esponja, la ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca. Después de beber el vinagre, dijo Jesús: "Todo se ha cumplido". E inclinando la cabeza entregó su espíritu".( Jn. 19, 25-30)

B) Meditación

Muy cerca de la Cruz, tú, María te mantienes en pie. Por la fuerza de tu fe profunda, de ese tu amor que se une de una manera muy especial al del sacrificio de tu Hijo, el Redentor. Él te confía a Juan, su amigo. Pero tú te conviertes también en su Madre y en la de todos nosotros.

Jesús nos ha salvado por su Pasión y su Muerte. Es la victoria del amor sobre el mal y el pecado. La sangre de Cristo derramada sobre la cruz, se convierte para nosotros en fuente de amor y libertad, siempre presente en cada eucaristía. Por ello, Jesús nos invita a ser muy fieles a ella.


Inicio de la páginaMISTERIOS LUMINOSOS

.- Primer Misterio. El Bautismo de Jesús.

Jesús en el Jordán se hace solidario con todos los que somos pecadores. Es el Siervo de Dios, que acepta la Misión de salvar a los hombres cargando con sus pecados. La respuesta de Jesús a la extrañeza de Juan es muy elocuente. Es necesario que todo se cumpla así lo que Dios quiere, es decir, por el camino de la Cruz.

Del Evangelio de San Mateo

Entonces fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí? Jesús le contestó: Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere. Entonces Juan se lo permitió: Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre Él. Y vino una voz del cielo que decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto"

Palabra de Dios

PETICIÓN Y OFRENDA

Sobre nuestra responsabilidad en el mal que existe en el mundo y nuestra Misión como cristianos de comprometernos en el plan de Jesús para liberarlo.


2.- Segundo Misterio. La Boda en Caná.

El primero de los 'signos' llevado a cabo por Jesús –la transformación del agua en vino en las bodas de Caná– nos muestra a María precisamente como maestra, mientras exhorta a los criados a ejecutar las disposiciones de Cristo (cf. Jn 2, 5). Y podemos imaginar que ha desempeñado esta función con los discípulos después de la Ascensión de Jesús, cuando se quedó con ellos esperando el Espíritu Santo y los confortó en la primera misión. Recorrer con María las escenas del Rosario es como ir a la 'escuela' de María para leer a Cristo, para penetrar sus secretos, para entender su mensaje.

Del Evangelio de San Juan

Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y no tenían vino, porque se había acabado el vino de la boda. Le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.»

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» Tal comienzo de los signos hizo Jesús, en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.

PETICIÓN Y OFRENDA

Sobre la tristeza que tantas veces invade el corazón de los hombres y nuestro compromiso de ser como el vino nuevo que despierta en los hombres la esperanza.


3.- Tercer Misterio. El anuncio del Reino de Dios, invitando a la Conversión.

La Salvación de Dios está centrada en la persona de Jesús. Ahora y aquí, en el momento en que Jesús aparece ante las gentes se está realizando la Salvación prometida por Dios en la Antigua Alianza. El Reino es ya una realidad tangible, a la que Jesús nos invita desde una profunda y radical Conversión.

Del Evangelio de San Marcos

Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.»

Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres.» Al instante, dejando las redes, le siguieron.

Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él.

Palabra de Dios

PETICIÓN Y OFRENDA

¿¿Quiénes pueden ser hoy en día llamados a una Conversión? ¿En qué podemos nosotros cambiar para que nuestro mundo lo haga?


4.- Cuarto Misterio. La Transfiguración.

Del Evangelio de San Mateo

La gloria de Dios es que el hombre viva en plenitud, usando de los talentos que Él nos ha dado. La Gloria de Jesucristo manifestada a sus discípulos en el Tabor a veces nos impide descubrir cómo el Señor se hace tantas veces presente en nuestros hermanos, sobre todo los más necesitados.

Unos ocho días después de estas palabras, tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó y sus vestidos eran de una blancura fulgurante. Y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Cuando ellos se separaron de él, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, bueno es estarnos aquí. Podríamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías», sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y, al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle.» Cuando cesó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.

PETICIÓN Y OFRENDA

Petición para poder ver la gloria del Señor en los pueblos y personas más necesitadas.

Compromiso de ser también nosotros, en nuestras obras, transfiguradores del rostro glorioso de Jesús.


5.- Quinto Misterio. La última cena de Jesús con sus Discípulos.

La Eucaristía es el centro de nuestra vida cristiana. El mismo Cristo se hace pan y vino y nos reúne en una perfecta comunión de Amor entre Dios y los hombres. La Eucaristía es el núcleo fundamental de nuestra parroquia, eje de todos los grupos y hermandades que hacen visible la Iglesia.

De los Evangelios de San Juan y San Mateo

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

Institución de la Eucaristía.

Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos, porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de mi Padre.»

PETICIÓN Y OFRENDA

Petición y ofrenda por nuestra parroquia y asociaciones y hermandades para que este Adviento sea una preparación comprometida para la venida del Mesías, nuestro Señor.